top of page
Blog: Blog2
  • Foto del escritorDr. Hugo Castro

Guía Avanzada para el Manejo del Dolor en Pacientes con Cáncer: Estrategias y Tratamientos Efectivos

El manejo del dolor en pacientes con cáncer es una faceta crucial y compleja de la atención oncológica. Afectando al 60% de los pacientes, el dolor no es solo una experiencia física, sino que también lleva consigo una carga psicológica significativa, especialmente frente a un diagnóstico incierto o potencialmente mortal. Abordar adecuadamente este dolor no solo mejora la calidad de vida del paciente, sino que también puede ser un componente esencial del tratamiento global.

Tipos de Dolor en Oncología:

  1. Dolor Somático: Común en la vida diaria, este dolor se caracteriza por su localización específica y afecta a receptores en la piel, hueso y periostio. Un ejemplo clásico es el dolor causado por metástasis óseas.

  2. Dolor Visceral: Originado en órganos internos, este tipo de dolor es difuso y a menudo se describe como cólico. Se asocia con síntomas neurovegetativos y tiene una fuerte representación límbica, como en el caso del cáncer de páncreas.

  3. Dolor Neuropático: Este dolor, a menudo mal localizado y difícil de describir, puede acompañarse de déficits neurológicos. Un ejemplo es el dolor causado por una hernia de núcleo pulposo.



Evaluación del Dolor: La evaluación precisa del dolor en pacientes con cáncer es fundamental para un manejo efectivo. Esto incluye determinar la intensidad, tipo, ubicación, síntomas asociados, factores modificadores y el estado emocional del paciente. Esta información es vital para medir la eficacia de la terapia.

Síndromes de Dolor en Cáncer:

  • Infiltración tumoral del hueso.

  • Infiltración tumoral del nervio.

  • Infiltración tumoral de vísceras sólidas y huecas.

  • Dolor post-quirúrgico.

  • Mucositis, comúnmente causada por quimioterapia.

Manejo Farmacológico: El tratamiento del dolor oncológico se basa en tres categorías de medicamentos: antiinflamatorios no esteroides (AINE), opioides y drogas coadyuvantes. La elección de la medicación depende del tipo de dolor, privilegiando siempre la administración oral.

  • AINEs: Utilizados para dolor leve a moderado, sin riesgo de tolerancia o dependencia.

  • Opioides: Indicados para dolores intensos, sin "efecto techo", pero con posibles efectos secundarios significativos.

  • Drogas Coadyuvantes: Mejoran la eficacia de los opioides y proporcionan analgesia independiente.

Manejo con Radiación: La radioterapia puede aliviar el dolor causado por metástasis y compresión local, siendo efectiva en el 75% de los casos.



Manejo Quirúrgico e Intervencional: Incluye bloqueos nerviosos, infusión continua subcutánea de morfina, administración de morfina espinal y cirugía para tumores grandes. En casos extremos, se puede considerar la mielectomía.

Apoyo Psicológico: Es esencial implementar un programa de apoyo psicológico para los pacientes oncológicos, complementando las terapias analgésicas.

Este artículo busca proporcionar una visión integral del manejo del dolor en pacientes con cáncer, destacando la importancia de un enfoque personalizado y multidisciplinario para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Comments


bottom of page