• Dr. Hugo Castro

Qué es lo que produce cáncer y qué podemos hacer para evitarlo? (Parte II)

Actualizado: jun 15


En muchos relatos de origen oriental, destaca la leyenda de alguien que camina por la playa y encuentra una botella sellada que abre y de la cual sale un genio, aprisionado durante siglos. En gratitud él concede a su liberador el cumplimiento de tres de sus deseos. En la leyenda, la persona siente avaricia y plantea tres deseos ridículos que lo dejan exactamente en el estado en que se encontraba.

Dejo volar un poco mi imaginación, y que me concedieran tres deseos para lograr disminuir el número de personas con cáncer, tendría que empezar por considerar que tenemos problemas. Necesitaríamos tomar en consideración aspectos económicos, analfabetismo, nivel de conciencia nacional y porque no decirlo hasta idoneidad política.

Mi primer deseo sería cambiar el tema de esta exposición. Me refiero a que el tema del cáncer dejara de ser una teorización de lo observable, y no de la realidad, es decir todos pensamos que las enfermedades les pueden pasar a otros menos a nosotros mismos, tal como sucede a muchos jóvenes que a diario se infectan de SIDA.

Mi segundo deseo se basa en el aspecto más importante en países como los nuestros: la educación bien dirigida. Actualmente la Organización Mundial de la Salud reconoce cuatro puntos fundamentales para el control del cáncer: la prevención, la formación al personal sanitario, la investigación del tratamiento y la información y educación al público. Se necesita una rededicación masiva, es decir, no solo una mejoría en la educación, sino también volverla eficaz y bien dirigida, sea cual sea el tipo de persona. De este último punto nos ocuparemos en esta columna.

Y esto nos lleva al tercer deseo: Platon decía “Una sociedad justa no es aquella en que todos tenemos los mismos resultados sino en la que todos tenemos las mismas oportunidades”. Esto es que toda la población tenga acceso a sistemas de salud eficientes y efectivos, porque nada se da ni se hace sino en respuesta a un ‘por qué’.

Es necesario que usted conozca los signos tempranos del cáncer, estas señales de alarma, fueron dados a conocer por la Organización Mundial de la Salud.

En primer lugar están los cambios en el hábito intestinal, por ejemplo si usted es de las personas que tienen por costumbre evacuar dos veces al día y en los últimos meses ha notado que reduce su frecuencia a digamos una vez cada cuatro días, y que cada vez tiene que hacer más esfuerzo que pasa hasta una hora sentado en el excusado, aun tomando agua de ciruela o laxantes, que sus heces son negras (como chapopote) o con ligas de sangre roja y con mal olor (que produce nausea), puede tratarse de un tumor intestinal. Por favor, no son parásitos, no son los frijoles, no es el picante que comió en exceso, acuda con su médico para que le realice los estudios adecuados. Como se aprecia en la figura 1.


En segundo lugar, esto es para todas las mujeres que hayan tenido relaciones sexuales, no importa su edad, si presenta hemorragia vaginal no relacionada con la “regla” o mejor dicho con la menstruación, por favor no lo retrase, no importa que sea solo unos días y desaparezca, que le de vergüenza, que su esposo sea uno de los charros más celosos de México, o que su cuerpo se está acostumbrando a la menopausia, todas estas excusas las escuchamos a diario en los hospitales cuando ya el cáncer esta muy avanzado y no se puede hablar de un procedimiento curativo, y le voy a decir otra cosa para que no duerma, recuerde que una mujer muere cada dos horas en este país de cáncer de la matriz, tenga confianza en el personal de salud, hay personal femenino y masculino adiestrado para examinarla, hasta este momento el papanicolau es el medio más efectivo de prevenir y detectar los tumores en etapa temprana, el cáncer es curable si se detecta a tiempo.

En tercer lugar, y esto es para demostrar que también los hombres sufren problemas igualmente serios, el tumor más frecuente en hombres es el cáncer de próstata, en sus etapas iniciales se manifiesta en mayores de 50 años con aumento de la frecuencia, urgencia urinaria y dificultad para iniciar el chorro de orina. El cuadro típico sugerente son aquellos pacientes que tienden a levantarse por la noche más de dos veces a orinar, sufren para empezar hacerlo, pues simplemente no sale la orina, o que en el lugar y en el momento más inoportuno les dan unas terribles ganas de orinar y no se pueden controlar. Pero por hoy el espacio se nos ha terminado seguiremos en la próxima. Que Labrar continué forcejeando y que Zeus y el Olimpo entero guíen tus pasos, amigos lector.




0 vistas

24413749, 23857572

©2019 by Grupo Medico Angeles. Proudly created with Wix.com